¿Sabes qué es el Síndrome del Intestino Permeable?

¿Sabes qué es el Síndrome del Intestino Permeable?

Es lo que ocurre cuando las células que conforman el epitelio (o la piel del intestino) se inflaman y separan entre si, abriendo espacios o formando huecos por donde se permite el paso de partículas de alimentos sin digerir, toxinas y microbios de la luz del intestino hacia el torrente sanguíneo.
Todo lo que entra a la sangre por esta vía es identificado por nuestro sistema inmunológico como un agente extraño por lo que se desarrolla una respuesta inflamatoria o un ataque hacia estas sustancias lo que conlleva a los distintos síntomas que pueden ir desde unos simples gases, diarrea o estreñimiento, distensión, dolor o inflamación, hasta la presencia de alergias o intolerancias alimentarias, afecciones en la piel, desequilibrios hormonales, depresión, migraña, fatiga crónica o enfermedades autoinmunes.

¿Cuáles son las causas?

+ La alimentación: El azúcar, los alimentos industrializados, las dietas pobres en alimentos frescos como frutas y vegetales y el alto consumo de carbohidratos son una de las causas del Síndrome de Intestino Permeable.

+ El estrés crónico: Este debilita nuestro sistema inmune, sobrecargandolo y causando también inflamación.

+ Toxinas en medicamentos como los antiácidos, AINES, antibióticos y esteroides y otras toxinas ambientales como pesticidas, mercurio o  bisfenol A (BPA) presente en algunos plásticos.

¿Cómo tratarlo?

Lo primero y mas importante es adquirir unos hábitos de vida saludable. Evaluar la dieta con un especialista que te ayude a identificar los alimentos que desencadenan los síntomas evitando alimentos procesados e industrializados, incluir en la dieta muchos vegetales y alimentos frescos, frutas y proteínas de buena calidad que te ayuden a tener una dieta equilibrada, balanceada y suficiente; todo acompañado por actividad física regular.

Por otro lado, es de vital importancia recuperar la flora intestinal con probióticos y ayudar al sistema digestivo a reparar su continuidad en algunos casos con suplemento de minerales, ácidos grasos omega 3 y/o vitaminas y si es necesario medicamentos que te formulará tu medico si lo ve necesario.

Por último pero no menos importante se debe trabajar la parte emocional, recuerda que tu intestino es tu segundo cerebro y todo lo que crees en pensamientos o sientas en tu realidad, puede terminar somatizandose.