Ayuno Terapeútico

Ayuno Terapeútico

Ayuno Terapéutico

El ayuno terapéutico es una opción médica que emerge como una herramienta efectiva para el tratamiento de ciertas enfermedades, entre ellas la obesidad. Éste, se sustenta sobre indicaciones médicas muy concretas para pacientes que cumplan con los requisitos necesarios para su aplicación.

Consiste entonces en proporcionar al aparato digestivo un descanso fisiológico con el objetivo principal de disminuir las toxinas que se acumulan en el cuerpo. Durante el ayuno, la energía que normalmente se destina hacia procesos digestivos se dirige hacia la degeneración y regeneración del organismo, ya que al no ingerir alimentos, el cuerpo recurre a sus propias reservas para obtener las diferentes calorías que necesita. El ayuno no es en sí mismo una terapia, es una manera de poner en descanso fisiológico el organismo y activar aquellos procesos biológicos que posibilitan al cuerpo poner en marcha todos los mecanismos de desintoxicación, limpieza y regeneración.

En la actualidad el ayuno es un método muy empleado en clínicas Europeas donde se implementan diferentes metodologías; en algunos casos se abstiene al paciente de consumir cualquier tipo de alimentos o en otros solo alimentos sólidos como jugos vegetales, zumos de frutas, tisanas de plantas, tés, infusiones y/o caldos de verduras, todos con el fin de bajar de peso, depurar o desinflamar el organismo.

EFECTOS DEL AYUNO:

Durante el día nos alimentamos de una manera errónea, somos presa de la contaminación excesiva y gastamos nuestra energía en las actividades de vigilia, en el  movimiento, en el trabajo, en nuestros problemas emocionales y en nuestros pensamientos. Por la noche el cuerpo descansa y toda la energía de esas horas de reposo y ayuno se dirige hacia la recuperación, eliminación, y regeneración de lo gastado durante el día. El cuerpo se gasta y se consume de día, y se recupera de noche.

Al ayunar, se desea encontrar un equilibrio en niveles plasmáticos metabólicos como grasa, colesterol, triglicéridos, glucosa e insulina; al mismo tiempo que eliminar productos de desecho. Cuando este proceso fisiológico va favoreciendo la descontaminación celular, se puede mejorar el funcionamiento de todas las células y tejidos lo cual incrementa el rendimiento corporal y el estado de ánimo, el funcionamiento celular, el sistema inmunológico, la circulación sanguínea, la capacidad de regeneración celular y la disminución de peso.

BENEFICIOS

Disminución de las grasas y la producción de insulina:

Durante el ayuno el cuerpo agota las reservas de grasa lo cual regula los niveles de triglicéridos y colesterol. La grasa corporal disminuye notablemente sobre todo en abdomen y cuello; la producción de insulina disminuye al igual que los niveles de glicemia.

Mejoramiento de alergias y enfermedades inflamatorias:

Al realizar una pausa en la ingesta de alimentos, también se cierra la entrada a sustancias alergénicas como bacterias, virus, hongos, sustancias químicas pertenecientes a la alimentación industrializada y ácidos grasos que promueven la inflamación; de esta manera se hace un receso al sistema inmunitario asociado a intestino.

Eliminación de agua y sal:

Durante el ayuno, el cuerpo encuentra su equilibrio a través de la regulación de agua y la eliminación de sodio, el agua ligada a glicoproteínas y proteínas es liberada favoreciendo el drenaje de edemas y la desinflamación de tejidos.

Renovación celular y disminución de masa muscular:

Durante el ayuno, el cuerpo accede a su propia masa muscular con el fin de encontrar un balance positivo en la renovación de células, estructuras y tejidos del cuerpo. Estudios han identificado cómo a pesar de disminuirse la masa muscular en el ayuno, las proteínas utilizadas son ya estructuras deterioradas o viejas dando paso a tejido celular nuevo y liberación de agua.

Descongestión cardio vascular:

Como consecuencia de la pérdida del líquido extra en órganos, tejidos y área abdominal, se descongestiona el sistema cardiovascular bajándose así la tensión arterial y el pulso sanguíneo.

Armonía interna:

Durante el ayuno voluntario se puede observar un aumento en la producción de serotonina, hormona encargada de brindar felicidad y armonía; por el contrario hormonas del estrés como la adrenalina y noradrenalina, las cuales en un comienzo son liberadas, se estabilizan a los pocos días hasta observar un descenso importante.

Quiero cerrar este artículo con lo que siempre me gusta recordarle a mis pacientes, seguidores y lectores cuando les cuento sobre un determinado tipo de dieta:

Es muy importante tener en cuenta que esta dieta NO es para todo el mundo y siempre se debe hacer bajo supervisión de un experto; entender que más que seguir una dieta en específico es aprender a conectarte con tu cuerpo y escuchar las señales que da para realizar los cambios de manera consiente y responsable que te llevarán a una alimentación más saludable acorde a tus necesidades específicas.

Clean diet + ejercicio. No es una dieta, es un estilo de vida